domingo, 16 de mayo de 2010

EL HIJO DE UNA ESCLAVA

EL NIÑO QUE SE PERDIO
EN LA CALETA
¡CERRAD LAS PUERTAS! ¡CERRAD LAS PUERTAS!---GRITAN LOS OFICIALES MIENTRAS SUS CABALLOS SE ABREN PASO ENTRE EL GENTÍO CERCA DE LAS PUERTAS DE LAS MURALLAS DE GADES. LOS SOLDADOS DE GUARDIA SE APRESURAN A CUMPLIR LA ORDEN, CIERRAN UNO DE LOS PORTONES PARA IMPEDIR LA SALIDA Y APREMIAN A ACELERAR EL PASO A LOS CARRETEROS. LA GENTE DE A PIE SE EMPUJA Y PUGNA POR HACERSE UN HUECO EN LA ESTRECHEZ. CRECEN LAS IMPRECACIONES, EL GRITERÍO Y LA ALARMA ANTE UNA MEDIDA INESPERADA. LOS OFICIALES VIGILAN QUE SE CUMPLA LO DISPUESTO SIN ATENDER A LAS QUEJAS Y LOS GRITOS A SU ALREDEDOR. ESTELA ESTÁ BLANQUEANDO LA ROPA CON ORÍN EN LA LAVANDERÍA DE
SU AMA CUANDO OYE LAS VOCES DE VARIAS PERSONAS QUE CORREN POR LA CALLE DANDO AVISO DEL CIERRE DE LAS PUERTAS DE LA CIUDAD. LOS VECINOS DEJAN SU LABORES Y SE CONGREGAN EN EL PEQUEÑO ENSANCHE QUE HAY DELANTE DE LA LAVANDERÍA.
¿QUE OCURRE? ¿A QUÉ SE DEBE TODO ESTE ALBOROTO? UN MUCHACHO LEGA JADEATE. ---¡ES ANIBAL! ¡ANIBAL ESTÁ AQUI! COMO QUE SU PODEROSA FLOTA GUERRERA!, ESTA A TRES MILLAS DE GADES. EL SENADO HA PROHIBIDO ABANDONAR LA CIUDAD, HAN CERRADO LAS PUERTAS. ---¿Y QUÉ PASA CON LOS QUE ESTÁN A FUERA? ---GRITA ESTELA EL MUCHACHO SE ENCOGE DE HOMBROS. ÉL SÓLO REPITE LO QUE LE HAN DICHO EN EL FORO. HACE YA OCHO AÑOS QUE ROMA ESTÁ EN GUERRA CONTRA CARTAGO Y
ANIBAL , SABE QUE GADE ES UNA CIUDAD AMIGA DE ROMA
Y DE SUS COMERCIO PERO, HASTA AHORA, EL EJERCITO CARTAGINÉS NO SE HABÍA ACERCADO A GADES.
LOS VECINOS ENMUDECEN Y SE LLEVAN LA MANO AL PECHO CON PAVOR.
SUS CASAS ESTÁN CASI AL LADO DE LA PLAYA PEQUEÑA,
ENTRE LAS ISLAS ERYTHEIA Y KOTINOUSSA.
LAS PUERTAS DE LAS MURALLAS SON MUY VULNERABLES.

ESTELA SE PONE DE RODILLA DELANTE DE SU AMA Y LE DICE

TEMBLANDO QUE DEBE IR A BUSCAR A SU HIJO. AUNQUE LA AMA ESTÁ TURBADA, LE ACONSEJA ESPERAR UN POCO. EL CHICO VOLVERÁ TARDE O TEMPRANO Y NO SE PUEDE HACER NADA SI HAN CERRADO LAS PUERTAS. SIN EMBARGO, NO HACE NINGÚN GESTO PARA DETENERLA PORQUE ELLA MISMA SIENTE LA URGENCIA DE IR A BUSCAR A SU MADRE.

LA ESCLAVA LLEGA A DURAS PENAS A LA PUERTA DE LA CIUDAD, VA DE UN GRUPO A OTRO PREGUNTANDO CON ANSIEDAD SI ALGUIEN HA VISTO A SU HIJO, UN NIÑO DE OCHOS AÑOS QUE CARGABA UN CAPACHO.

ES MENUDO PARA SU EDAD. CON EL PELO RIZADO Y LOS OJOS GRANDES. SALIÓ DE LA CIUDAD AL AMANECER Y YA TENDRÍA QUE HABER VUELTO,

NADIE LO HA VISTO. LOS SOLDADOS DE LA PUERTA LE ORDENAN QUE SE APARTE CUANDO SE ACERCA A ELLOS.

PASAN LAS HORAS, EN SU ATURDIMIENTO, INTERROGA UNA Y OTRA VEZ A LAS MISMAS PERSONAS. ESE HIJO ES TODO LO QUE TIENE,

LO QUE MÁS LE IMPORTA. CANSADA DE VAGAR POR LAS CALLES.

VE A UN HOMBRE CON CAPACHO Y TRIDENTE
---¿DÓNDE ESTÁ MI HIJO, SEÑOR? ¿HA VENIDO CONTIGO?
EL HOMBRE LA MIRA, SORPRENDIDO HASTA QUE RECONOCE EN ELLA A LA MADRE DEL NIÑO.
LE ORDENA PONERSE EN PIE Y LE PIDE CALMA.
CUANDO LE HA LLEGADO EL AVISO DE QUE SE IBA A CERRAR LA CIUDAD,
ÉL A COJIDO AL NIÑO Y LO A METIDO EN LA CIUDAD, Y CON LAS PRISAS, SE HABÍA DEJADO EL CAPACHO Y EL TRIDENTE JUNTO A LA POZETA.
LA ESCLAVA SE DERRUMBA DE ALEGRIA.
ESTELA SALE CORRIENDO, APENAS ENTRA EN LA LAVANDERIA,
ALGUIEN SALTA A SU CUELLO CON SU GRITO.
¡MADRE! ESTABA PREOCUPADO POR TI.
¿DÓNDE TE HABIAS METIDO?
LA ESCLAVA ABRAZA A SU HIJO, SE SIENTA CON ÉL SOBRE EL SUELO Y ROMPE A LLORAR Y A REÍRSE.
---QUERIA VER LOS BARCOS GUERREROS, MADRE---
LE CONTESTA EL NIÑO.
Y CON ORGULLO---
¡SOY EL ÚNICO DEL BARRIO QUE LOS HA VISTO!

1 comentario:

Jesus Cañas dijo...

Pepe, no dejas de sorprenderme. Muy interesante e ilustrativo.
Tu amigo Jesus.